9 hechos comprobados

Los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) son las patologías mentales más comentadas. Gran parte de los ciudadanos tiene opiniones sobre  la anorexia y la bulimia nerviosas, pero la mayoría de las veces están basadas en informaciones sesgadas o erróneas.

Algunos expertos se han comprometido a traducir los resultados de la investigación al lenguaje de todos, para divulgar el conocimiento de estas patologías y combatir la vergüenza y la culpa que sufren individuos y familias afectadas. De esta forma se facilita el reconocimiento del problema y el inicio del tratamiento.

  1. Muchas personas con Trastornos de Conducta Alimentaria tienen un aspecto completamente normal.
  2. Las familias no tienen la culpa del trastorno, y pueden ser los mejores aliados para la recuperación.
  3. La aparición de un TCA supone un problema sanitario que altera el funcionamiento personal y familiar.
  4. Los TCA no son el resultado de una decisión, sino enfermedades graves y determinadas biológicamente.
  5. Los TCA afectan a hombres y a mujeres de todas las edades, culturas, razas, pesos o formas corporales, orientaciones sexuales y niveles socio-económicos.
  6. Las personas con TCA tienen un riesgo alto de complicaciones médicas y de suicidio.
  7. En el desarrollo de los TCA intervienen los genes y también los factores ambientales.
  8. La genética por sí sola no determina que una persona sufra un TCA.
  9. La recuperación total de los Trastornos de Conducta Alimentaria es posible. La detección y el tratamiento precoces son fundamentales.

Traducido de https://www.aedweb.org/web/index.php/25-press-releases/163-press-release-aed-releases-nine-truths-about-eating-disorders